martes, 21 de julio de 2009

Los columpios


Y yo que evitaba subirme a los columpios por miedo a salir volando, ojalá me hubiera dado cuenta que era un excelente ensayo para aprender a volar y volar y volar... y después caer.

10 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

¿Crees que con ensayar nos baste?

Sol dijo...

Todo lo que sube tiene que bajar, dicen. Pero... siempre??

Prado dijo...

caer es una parte fundamental de vivir. el hermoso fin de volar.

Nausicaa dijo...

siempre hay tiempo para aprender, y aunque aprendas no va a ser más facil la proxima vez...

Madame Vaudeville dijo...

También hay que aprender a caer.. y levantarse.
Un besíN!

(ristinota dijo...

¿por qué caer cuando puedes
simplemente
ATERRIZAR ?

J.Himilce dijo...

Uf, si nos diéramos cuenta de tantas cosas en su momento... el caso es q te has dado cuenta ahora y aún puedes montarte en columpios y aprender a volar y a caer de pie.

Besos

Manuel dijo...

El columpio es una rampa de lanzamiento... para volar con la imaginación...

Laura Diana dijo...

Hola DAni pasando sin tocar la puerta...

El volar es maravilloso, y l caìda siempre vale pena

Un abrazo y buenas vibras

Mar dijo...

Escribes con muchisima ternura. Me gusta que cuando a alguién me robe la sonrisa (a veces creo que las he perdido todas).

A mi siempre me gustaron los columpios, por eso quizás ando siempre perdida entre las nubes.

Saludos

Mar (... desde la roca que me cobija)