lunes, 28 de diciembre de 2009

Se llamaba confusión



Nos sentamos todos formando un círculo en medio de la arena y en frente del mar curioso, nos pasábamos las ideas paradójicas junto con el humo de las flores. Estaba Sol mostrándole a su nuevo amigo que él y su viejo suéter se llevarían muy bien, sobretodo cuando descubriera que los botones hacían su trabajo solos. Enseguida, Tonatiuh, el chico de los dientes chiquitos y los labios gruesos, se aferraba a no olvidar a la rubia, que llevaba caminando a su lado tres años y dos ignorándolo. Después, estaba sentada Inti con los largos dedos llenos de anillos y la boca vacía de palabras, gracias a Helios, un ladrón de almas al que ella quiso desde que le cantó al oído "hey do you want to know a secret…" y le besó las pecas de todo el cuerpo. Luego, estabas tú, moviéndote más que las olas del mar pero haciendo un poco menos ruido, ese día especialmente te veías divina con el reflejo del atardecer en las pupilas dilatadas, te veías tan guapa como siempre, y menos falsa que nunca, olvidaste tu gesto de querer estar en otra parte, tu sonrisa fingida y tus besos sin sabor, te olvidaste de no quererme y hasta parecías feliz a mi lado.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

VIDA MARITAL



AYER
LO TENÍA TODO
HOY
SÓLO TENGO UN ESPOSO

domingo, 6 de diciembre de 2009

Semilla de otro árbol


A menudo eres abanico que quita otro calor,
brazos de serpiente, carretera de dos carriles.

Y yo depresión sin vicodin, escalera a ninguna parte,
fábula sin moraleja, gasolina en el mar,
hielo derretido, inanición de soberbia.

Y tú como juego de azar clandestino
knokeando mis sueños de media tarde.

Me ves como luna al medio día,
me escuchas como música sin armonía
y te nutres de mis ojos que olvidan.
Y ¿cómo no? Si a menudo te orillas a mi cuerpo
abriendo las puertas de la catedral
ante la multitud arrodillada.

Y es que a menudo respiro de ti
y me siento como Rocinante por el camino correcto,
como sol del desierto.
Pero me vuelvo témpano de hielo
una vez que cruzas el espacio que divide
el Edén del Purgatorio.

Y yo me quedo uva humillada para un vino amargo,
y te recordaré como whisky en el hígado,
te escucharé como xilófono descompuesto,
como yerba venenosa, como zapatista mutilado
y es que a menudo serás
semilla de otro árbol.

jueves, 15 de octubre de 2009

Maravillas de la Condición Humana



Hay días en que valdría más no salir de la cama, pero en cambio hay otros donde vale bastante la pena (y la flojera). Tal fue el caso del día domingo 20, y es que no sólo vi a un Nacho Vegas, sino que mis ojos pudieron capturar aproximadamente a unos 500.

Realmente fue extraordinario ver ese montón de piecitos envueltos en zapatos negros recién boleados y sin raspaduras; sacos de todos tipos, pero claro en colores oscuros; cabellos ondulados y a medio cortar. ¿Cómo lo hacen?, ¿Cómo pueden todos los fans de Nacho Vegas tener el cabello parecido al suyo? Es algo así como el cabello largo, lacio y negro de todos los emos; pero en fin, ver a ese montón de ojos tapándose la esperanza, la ilusión y el inexistente sol de las 19:00 con esas gafas negras estilo RayBan hizo que valiera la pena en gran medida, claro que no tanto como ver, escuchar y sentir el concierto a más o menos a 3 metros de distancia de Vegas y concretar su gran, gran parecido con alguien que conozco bien.

martes, 21 de julio de 2009

Los columpios


Y yo que evitaba subirme a los columpios por miedo a salir volando, ojalá me hubiera dado cuenta que era un excelente ensayo para aprender a volar y volar y volar... y después caer.

martes, 23 de junio de 2009

GRAVEDAD SIN AZÚCAR


Ambos sabíamos que la electrostática estaba entre nosotros. Nos atraíamos como la carga negativa a la positiva y viceversa. Verte cruzar el camino que te acercaba a mí, era la vida sonriéndome en secreto, mi corazón bombeaba la sangre con tal intensidad que podía explotar en cualquier momento. Tú temblabas con sólo hablarme, nos paralizaba la atmósfera colorida que se pintaba en torno a nosotros como un amanecer en la playa, y el reloj se paraba, la tierra dejaba de girar y Kepler estaba más equivocado que nunca. Vacilábamos, tartamudeábamos, el resto de la gente que tomaba café despacio desaparecía y tus muchas palabras dirigidas a mí sonaban a canción cuyos acordes proferían impacientes ser ahogados con un beso.

domingo, 21 de junio de 2009

Resta

Vela ahí

derrotada, por esa necesidad suya

de darlo todo, sin pedir nada a cambio.

domingo, 24 de mayo de 2009

Libre concesión


Te regalo un amor libre,
sin ataduras,

sin candados,
con letras volando para que hagas tus poemas.
Te regalo un amor libre,
sin raspaduras,

sin olvidos,
con sentido y sobretodo consentido.
Te regalo un amor libre, te regalo un amor, libre.

jueves, 7 de mayo de 2009

Dormir

¿Qué te dicen esos ojos cuando se quedan dormidos a media noche y todo el día?

martes, 10 de febrero de 2009

Y cuando a lo lejos, entre el tumulto de gente que se desliza y camina a prisa como siguiendo la verdad, te veo y vuelvo a casa.