miércoles, 7 de mayo de 2008

Love was all you needed


Nunca pudiste evitar, en cada cristal que te recordara lo que tu espejo te corroboró todas las mañanas antes de salir al trabajo, mirarte. Como si hubieras olvidado de qué color te pintaste los ojos y revisar que tus lunares estuvieran en el mismo sitio.
No lo preferiría de otra manera.

10 comentarios:

Nausicaa dijo...

Creo q mirarse es algo muy sano, un momento de reencuentro con uno mismo, para no olvidar quien eres.

No suelo mirarme mucho, cuando por alguna razón me detengo y me observo siempre me sorprendo.

adam dijo...

Lo sorprendente es que, a veces, los lunares han cambiado de lugar.

Si lo prefiere asi, sera que tiene todo bien en su sitio.

= ReYnA = dijo...

aaaay tu foto que me encanta! :)

DaniDani, cómo estas?
ya mero no? ;)

BeSoS...

Sol dijo...

Ah, te extrañana Daniela, extrañana tus letras... por fin volviste. :)

Un abrazo.

Madame Vaudeville dijo...

Yo no me miro demasiado, la verdad. Pero me encantaría poder comprobar cómo los lunares han bailado en mi cara cada noche.
Besos, linda

J.Himilce dijo...

Me miro en espejo y no me veo... al fin y al cabo los ojos son el espejo del alma...

Musaranya dijo...

Bueno, quizás verse reflejado en cada cristal no sea por la preocupción de algún cambio significativo, sino un sano ejercicio de vanidad :)

Manuel dijo...

Algunos se quedan horas y horas delante del espejo...

Jesús Mtz dijo...

Quizas eres parte de el, y nunca lo olvidaras, porque llego justo a tu vida, y los lunares seguiran estando donde mismo.
Un saludo.

YaniRa dijo...

me gusta (: