miércoles, 7 de mayo de 2008

Love was all you needed


Nunca pudiste evitar, en cada cristal que te recordara lo que tu espejo te corroboró todas las mañanas antes de salir al trabajo, mirarte. Como si hubieras olvidado de qué color te pintaste los ojos y revisar que tus lunares estuvieran en el mismo sitio.
No lo preferiría de otra manera.