miércoles, 26 de noviembre de 2008

Las aves son del viento


No te preocupes, yo imaginaré que nunca nos conocimos, que no entré aquella noche plateada al bar donde te escuché cantar. Que no bailamos ese rock que tocó la banda para nosotros. Le cambiaré de nombre a las canciones que te escribí, te recortaré de las fotos que guardo. Yo pintaré de nuevo las paredes para borrarle los secretos que dejamos escritos. Tú regresa a las fiestas, vuelve con tus amigas a incendiar las calles de la ciudad. Yo no me afeitaré más la barba para evitar que te pique las mejillas. Ya no tienes que tratar de entender mis libros de filosofía, ni tomar del vino que tanto odias. Olvidaré esas ganas tuyas de querer estar en otro lado. Y claro que ya puedes volar como siempre lo quisiste.

miércoles, 22 de octubre de 2008

El Amor es Bailar

¿Bailamos un rock?

lunes, 20 de octubre de 2008

Los piratas no saben nada de amor


Le pedí que renunciara al humo de la chimenea, al cantar de los grillos, a volar en aviones, al agua dulce, a las mentas, a las fotografías en blanco y negro, al periódico, a los cortes de cabello, a los abrigos, al café por la mañana, a los conciertos de rock, al shampoo, le pedí que ya no nadara en mares artificiales. Que mejor viniera a vivir al fondo del mar conmigo. Le ofrecí a cambio un piso suave, flotar, amaneceres como arcoiris, recorrer el mundo, corales, cantos por la mañana, todo mi amor y vivir para siempre, y no quiso.

domingo, 14 de septiembre de 2008

VOLAR


Gracias por recordarme para que se usan las alas.


domingo, 10 de agosto de 2008

Y después, el amor

-¿Quieres hacer el amor?-
-Sí- asentó con la cabeza, mientras pasaban un comercial de coca-cola en la televisión esperando que re iniciara “El Gran Pez”. Ésa ya la habían visto aproximadamente unas 15 veces, así que no habría problema de perdérsela esa tarde. Se desvistió como en mismo gusto que se desvestía a los siete años para bañarse en la tinita que le regalaron en su cumpleaños. La inocencia convertida en lujuria, el pecado o más bien virtud, que, después de conocer, jamás pudo evitar. Aunque era la primera en empezar con el protocolo de adornar la alfombra con ropa, terminaba en la cama después de él, ya no le importaba apagar la luz. Entonces el tiempo se dormía, la conciencia se salía por la ventana, y el rojo de sus corazones sobresalía de su piel. Sólo con mirarse. Y después, el amor.

viernes, 8 de agosto de 2008

Me lo decías todo, como si realmente me importara.

jueves, 19 de junio de 2008

Esperanza 1

A este marzo no le importa ya lo que tengas que decir, a este marzo se le acabaron las fuerzas de seguir, a este marzo no le queda más. Sólo esperanza.

miércoles, 7 de mayo de 2008

Love was all you needed


Nunca pudiste evitar, en cada cristal que te recordara lo que tu espejo te corroboró todas las mañanas antes de salir al trabajo, mirarte. Como si hubieras olvidado de qué color te pintaste los ojos y revisar que tus lunares estuvieran en el mismo sitio.
No lo preferiría de otra manera.

viernes, 28 de marzo de 2008

Irreal


En aquel muelle en medio de la playa que nos vio crecer, cuando el sol duraba todo el día, el agua salada nos salpicaba la cara, me volví a acordar de ti aun sin saber si existes o no.


miércoles, 6 de febrero de 2008

Luz cero

"Quise ser su inspiración para que me llevase
Siempre en el alma
Y no me olvidara”

sábado, 26 de enero de 2008

no sabré de puntos finales

Contigo me busco suprimir las gafas del miedo;
Tu sonrisa dulcifíca la vida, más que la miel al amaranto;
No había brillado tanto el reflejo de mis ojos en un río;
Te imaginé un atardecer llegando puntual a la ventana de mis ideales;
Aprenderás a sentir la voz de mis manos;

Hasta pronto, que el tiempo pase en en un abrazo
(de los que no dejan respirar)
Punto y coma


martes, 22 de enero de 2008

Que si te escribo es para no quedarme callada



martes, 15 de enero de 2008

Etcétera

Como si la hubiese venido buscando desde hace media vida, la vio entre la multitud, distinguió esos pequeños ojos que con la vehemente mirada invitaban a la impetuosa tentación de perderse por los siglos de los siglos, hasta que se terminen las lunas
Y después, el viento
Ella, que también se sumergió en el océano de sus pupilas, eliminó la interferencia y los sonidos que hicieron los demás; esos que no entienden de adoraciones, por eso se pierde con él, hasta que se acaben los soles
Y después, las letras