domingo, 14 de octubre de 2007

Ni tan verdadero

No te voy a engañar porque no viene al caso, para qué prometerte cada uno de mis días si hay unos para mis amigas, unos para mi familia y otros para mi sola. No te voy a contar todos mis secretos, porque si sabes todo de mi, puede que te decepciones. Tampoco te voy a traer a vivir a mi casa, porque le quitaría el misterio de saber si te dejaré entrar cada noche después de una salidita. Mucho menos voy a decirte que te regalaré mis manos, mi cintura, mis ojos y mis rodillas, aunque son para ti, pero prestados, por tiempo indefinido si lo deseas. No quiero especular si quiera en mencionar aquello de que seré tu guía y te enseñaré lo bello de la vida, porque si te conduzco por un mal camino me sentiría tan culpable. Tampoco te voy a pedir que sólo menciones mi nombre y que en el silencio sólo oigas mi canción, porque sería inútil. Ya por último, para dejar mis negaciones de lado e irme contigo, hago la final declaración jamás he de permitirme desenamorarme de ti, ya que eso si sería una trasgresión a la vida.

viernes, 5 de octubre de 2007

Dulce-e-e

más pierde el conquistado que el conquistador, es su condena por no querer primero